Novella: Web Novel Fiction App Competitive Intelligence|Ad Analysis by SocialPeta

SocialPeta
SocialPeta

Competitive intelligence is the first step in our marketing intelligence work and one of the most important parts. Only when we understand the details of our competitors can we formulate a correct and effective marketing strategy.

In this report, SocialPeta analyzes the Novella: Web Novel Fiction App's ad analysis from multiple aspects and helps you see the competitive intelligence of top grossing apps Novella: Web Novel Fiction App.

Now, I'll tell you how to gain a competitive advantage by SocialPeta.

1. Basic Information of Novella: Web Novel Fiction App

App Name : Novella: Web Novel Fiction App

Logo

Novella: Web Novel Fiction App-SocialPeta

OS : iOS

Network : Facebook,Audience Network,Instagram

Developer : 成都凤鸣轩网络科技有限公司

Publisher : Instagram,Facebook,SmartNews: Local Breaking News,GulogGratis,Fotor - Photo Editor&Collage,POTO - Photo Collage Editor

Total creative ads during the time period : 4,286

Duration : 414

Popularity : 280,870

Check ASO Keywords of Novella: Web Novel Fiction App

2. Novella: Web Novel Fiction App’s Competitive Intelligence

what is competitive intelligence? Competitive intelligence is the most important part of our marketing. Only when we fully understand the overall situation of our competitors and the market can we make accurate judgments.

Before advertising, we usually use various tools, such as SocialPeta, to check the details of competitors' ads. In this report, we will analyze the recent advertising performance of advertiser Novella: Web Novel Fiction App in detail to understand its advertising strategy.

Trend of Category

There are many types of creatives. We mainly analyze the trend of the ad creative category of Novella: Web Novel Fiction App in the recent period. As of 2021-05-26, among the Novella: Web Novel Fiction App‘s ad creative, the Html category's proportion is 0.0%, Video category's proportion is 100.0%, Playable Ads category's proportion is 0.0%, Image category's proportion is 0.0%, Carousel category's proportion is 0.0%.

Ad Network Analysis

The network that SocialPeta monitors can cover almost all mainstream channels in the world. Understanding the competitor's advertising channels is the first step in marketing work. According to the analysis of SocialPeta, we can see that in the date of 2021-05-26, Novella: Web Novel Fiction App's the proportion of networks impressions are placed like this:

Facebook's proportion is 100.0%,

's proportion is ,

's proportion is ,

's proportion is ,

's proportion is .

In the date of 2021-05-26, Novella: Web Novel Fiction App‘s network with the most ads is Facebook and its proportion is 100.0%.

3. Top 3 Ad Creative Analysis of Novella: Web Novel Fiction App

This is the detailed information of the top three ad creatives with the best performance among all ad creatives of Novella: Web Novel Fiction App. We can see some advertising trends.

Top 1 Ad Creative of Novella: Web Novel Fiction App

Ad Details :

Headline :Haga clic para seguir leyendo👉El CEO y Su Encantador Hijo

Text :Ring, ring!

Los ojos de Nicole Ning se abrieron, despertándose con la alarma del teléfono que sonaba todas las mañanas. Comenzó a frotarse los ojos, mientras intentaba erguirse para apagar la alarma, pero de repente sintió que algo andaba mal...

'¿Qué? ', pensó, cubriéndose la boca con la mano para reprimir un grito.

Frotándose las sienes, trató de recordar la serie de eventos que le habían ocurrido:

'Bueno... Recuerdo que Gregory me dijo que tenía una sorpresa para mí y me pidió que lo esperara. Entonces Fiona me sirvió un vaso de agua... Me lo tomé...

Y luego... ¡Comencé a sentirme mareada y me trajeron aquí!', sus ojos se abrieron en estado de shock.

La mujer se levantó de la cama, con la intención de ir a buscar a su novio y a su amiga, pero, justo cuando estaba a punto de irse, se acordó del hombre. Para ella, eso lo hacía parecer bastante inocente.

Luego, se fue en silencio.

Sin tiempo que perder, ella tomó un taxi para ir directamente a la casa de Gregory. Durante el viaje en automóvil, imaginó innumerables situaciones que le esperaban allí, pero cuando por fin llegó, encontró algo sorprendente.

Poco a poco, se dirigió al dormitorio e intentó espiar lo que estaba sucediendo adentro. La puerta quedó un poco entreabierta, así que fue muy fácil para ella escuchar.

La recién llegada miró con los ojos entrecerrados mientras arqueaba una ceja.

"¿Entonces es esto lo que quieres, Gregory? ", preguntó mirando al hombre de la habitación, con una sonrisa burlona en los labios.

"Fiona, sé que tú y yo éramos mejores amigas... ¡Pero parece que eso ya quedó en el pasado!", le declaró Nicole sarcásticamente. "Verás, tenía miedo de decirte esto porque podría herir tus sentimientos, pero desde que éramos niñas, la ropa y las cosas que usabas era todo lo que yo ya no quería y te regalaba. ¡Pero veo que sigues viviendo de mis migajas! ¿No te parece gracioso?", rió con ironía. "Ahora, ¡realmente te convertiste en una experta en aprovechar lo que yo ya no quiero!".

Estas palabras obviamente lastimaron a Fiona profundamente. Su padre solía ser el chófer de la familia Ning y, debido a eso, siempre se había sentido inferior a su amiga. Por su parte, Gregory, obviamente no estaba contento de ser descrito como "migajas". Entonces le gritó: "¡Eso es lo que más odio de ti! ¡Te sientes superior a todos los demás! ¿En verdad crees que eres la noble dama de la familia Ning? ¡No olvides que tu padre murió y tu familia se declaró en quiebra! Ahora, solo eres una mujer pobre e indefensa. Es muy irónico que una persona como tú intente humillarnos a Fiona y a mí. ¿Por qué no mejor nos cuentas qué hiciste ayer?".

Resultó que ellos habían planeado todo.

'Recuerdo que él me dijo que había perdido una gran suma de dinero en Macao hace algún tiempo, y no quería que su familia se enterara. ¿Acaso me vendió para pagar su deuda?', pensó Nicole. ¡Pero su mejor amiga la había llevado allí!

Este pensamiento le provocó un escalofrío por la espalda. Entonces, miró al hombre y la mujer frente a ella y les lanzó una sonrisa sarcástica.

"¡Les contaré todo! Mucho más que tú, de hecho" ,

sabiendo que Gregory era un hombre muy engreído, ella supuso que sus palabras lo provocarían. Como era de esperar, la cara del hombre se puso roja y la fulminó con la mirada, rechinando los dientes con ira.

"¡Eres una desvergonzada!", gritó.

"Sí, claro, refutó ella. Burlándose, se dio la vuelta y se alejó, con sus tacones golpeando contra el suelo, como toda una reina arrogante.

Nicole se detuvo a medio camino y se dio la vuelta lentamente. "Recibí el aviso de la Universidad de Manhattan; me admitieron en Administración de Empresas. Estaba pensando en cómo darles la noticia, ¡pero ahora me lo han hecho mucho más fácil! Y, antes de irme, tengo otra cosa que decirles...".

Mientras tanto, en la habitación 1101, Kerr estaba sentado y miraba el dinero frente a él con una cara hosca,

e incluso lo contó un par de veces; 2462 exactos. '¿Acaso esa mujer me dejó hasta el último centavo que tenía?', pensó con incredulidad.

Había vivido más de 20 años, pero nunca había visto a un hombre tan audaz; ¡dejó dinero antes de escabullirse!

La ira inundó su corazón, mientras llamaba a su asistente con el rostro frío.

"Pídele al gerente del hotel el video de vigilancia. Quiero encontrarla".

La voz servil del asistente al otro lado del teléfono siguió divagando, al mismo tiempo que Kerr enfocaba la vista en un objeto pequeño y reluciente en una de sus almohadas. Se trataba de un arete, el cual provocó una mirada de premonición en sus ojos.

'Cuando encuentre la chica, ¡voy a darle una lección!'.

En un aeropuerto varios años después...

Un vuelo se retrasó más de media hora debido al clima, haciendo que la gente en la sala de espera comenzara a perder la paciencia. Sin embargo, había un hombre
'¿Es ese Baron Fang?', varias chicas a su alrededor se dieron cuenta de que este apuesto caballero era el heredero del Grupo Fang, el cual ocupaba el segundo lugar en una ciudad. En toda Ciudad A, la única familia que podía superar a los Fang era la familia Gu. Pero aun así, eso no era tan importante, ya que ambas familias eran increíblemente ricas. "¡Aaah! ", murmuró una chica en voz baja.

¡No había duda de que Baron era mucho más amable que el hombre de hielo, Kerr Gu!

No todos los días se podía ver a ese caballero tan extraordinario, así que una mujer se acercó a él para aprovechar esta oportunidad. Al principio vaciló por un momento pero, reuniendo su coraje, le sonrió y se presentó con cautela:

"Hola, Sr. Fang. ".

"Bueno, ¡qué suerte !",

respondió él con una suave sonrisa. "Pero, lo siento, la persona a la que estaba esperando ya está aquí".

Cuando miraron en la dirección que él señalaba, vieron una chica acercándose a él. Tenía el pelo largo colgando sobre sus hombros y no llevaba maquillaje. A pesar de su simplicidad, llamaba la atención entre la multitud, pues,

por extraño que pareciera, la chica solo llevaba su bolso en una mano, mientras que a su lado, un chico se tambaleaba tras ella, arrastrando una pequeña maleta.

Tan pronto como Nicole apareció, notó que esa joven la miraba con envidia y odio. '¡Ese tipo es hombre muerto por usarme de nuevo como su escudo!',

pensó en su corazón, pero por fuera siguió fingiendo. Rápidamente siguió caminando, lo llamó:

"¿Llevas mucho tiempo esperándome?".

Por supuesto. El niño a su lado rodeó con sus brazos las piernas del hombre y lo llamó con una voz dulce:

"¡Papá, te extrañé mucho! ¿Por qué nos has esperado aquí? ".

La chica a su lado tosió torpemente y huyó abochornada. Con una amplia sonrisa, Baron le pidió a Brook que se sentara en la cajuela, arrastrando la maleta con una mano. Tan pronto como se subieron al auto, Nicole le pellizcó con fuerza la mejilla:

"¡Juro que esta es la última vez que me usas como escudo para defenderte de tu club de fans!".

"¡Vamos! Seamos buenos amigos, como antes cuando estábamos en Manhattan. Además, ¿quién más podría ayudarme aparte de ti?".

Luego miró la caja detrás del niño con una ceja arqueada. "¿En serio? ¿Regresas por primera vez después de seis años con tu hijo, y eso es todo lo que traes?".

"Mamá dijo que podíamos comprar todo lo que necesitamos aquí. Creo que eso es lo más eficiente", dijo la criatura.

"Sí. Ahorraremos mucha energía y espacio deshaciéndonos de todo lo innecesario. Eso es a lo que llamo eficiencia",

concordó la mujer con su hijo, pero Baron no parecía muy contento:

"Oye, Brook tiene solo seis años. ¡Aunque sea un genio, no tienes que enseñarle las cosas de una forma tan fría! Para mí, los niños inocentes son los más lindos". Luego extendió la mano para hacerle cosquillas en la pierna al niño,

quien se sacudió y apartó la mano del hombre con disgusto, mirándolo fríamente.

"Esta es una zona segura, aquí no tengo que fingir ser tu hijo, tío Fang".

"¿Qué tipo de niño estás criando?".

Con una sonrisa de satisfacción, ella se encogió de hombros y miró por la ventanilla el paisaje familiar.

Tenía apenas 18 años cuando se fue a Manhattan. Al principio, no le gustaba vivir sola, pero después, todo dio un giro radical. Brook llegó a su vida. Por suerte, era buena amiga de Baron y él la ayudó mucho.

A veces, se preguntaba cómo estaba ese hombre hoy en día...

No podía recordar exactamente cómo era él. 'Si supiera que una extraña había tenido un hijo con él, ¡seguro que se quedaría atónito!', pensó ella.

Antes de regresar a casa, Nicole estaba preocupada por la criatura. Él era muy inteligente y maduro para su edad, y había aceptado hacía mucho tiempo la realidad de que nunca tendría un padre. Aun así, no dejaba de ser difícil para un pequeño vivir sin una figura paterna. 'No habrá nada de qué preocuparse si logro encontrar a ese hombre y él aceptase a Brook como su hijo. Pero si no lo encuentro, o ya está casado con alguien, ¿qué debo hacer?',

al pensar en esto, frunció el ceño con preocupación. Brook se dio cuenta de su inquietud, así que le dio unas palmaditas en el hombro para tranquilizarla.

"No te preocupes, mami. Sé que es bueno tener un padre, pero de cualquier manera, ¡no importa tanto si yo no tengo uno!".

Durante el viaje en coche, Baron se reía y bromeaba constantemente, haciendo que Nicole se sintiera más a gusto. La compañía en la que iba a trabajar aquí le había encontrado un lugar para quedarse, y su amigo había venido a recogerla a ella y a su hijo al aeropuerto. Además, también los acompañó al supermercado para que pudieran comprar todo lo que necesitaran. Al final, le lanzó una mirada cargada a Nicole:

"¿Sabes qué? Recuerdo haberte dicho que mientras estuviese en el Grupo Fang, podría conseguirte un trabajo muy fácilmente. No entiendo por qué quieres irte al Grupo Gu, ¿no sabes lo terrible que es Kerr?", comentó con un tono burlón pero serio.

"¡Vamos! Si lo hiciera, me pedirías que fingiera todo el tiempo",

bromeó ella con una sonrisa mientras empujaba el carrito de compras por los pasillos.

"Encima, ¿no crees que ya es hora de que te encuentres una real? Ya me estoy cansando de tener que hacer ese papel", agregó.

'Bueno, si te cansa actuar, tal vez podrías ser de verdad',

pensó él en su corazón. Nunca había tenido el valor suficiente para declararle sus verdaderos sentimientos y se odiaba a sí mismo por su cobardía. Con una sonrisa amarga, la alcanzó rápidamente.

Una vez que llegaron a su nuevo hogar, Nicole y Brook estaban tan cansados que se fueron directamente a descansar. A la mañana siguiente, la mujer contactó al director de la nueva escuela de su hijo para informarles que habían llegado. Ante esto, el director respondió complacido que uno de sus mejores maestros pasaría a su casa para recoger al nuevo alumno. Cuando se enteraron en la escuela de que recibirían a un niño tan talentoso, todos estuvieron muy contentos. Por su parte, a Nicole le preocupaba un poco cómo se adaptaría su hijo a un lugar nuevo, pero le tranquilizaba saber lo maduro que era; incluso la estaba ayudando a ordenar un poco.

"Mamá, será mejor que empieces a preocuparte más por ti que por mí. Hoy es tu primer día de trabajo. Será mejor que lo hagas muy bien, ¡no quiero morirme de hambre!".

"¡Eres un travieso!",

se rio ella mientras miraba a su hijo. Después de que pasaran a por Brook para llevarlo a la escuela, Nicole tomó un taxi hasta el Grupo Gu. Al llegar, no pudo evitar pensar que el presidente de esta compañía tenía buen gusto; todo el piso estaba hecho de vidrio, haciéndolo lucir simple pero a la vez elegante. Solo había un problema...

'¿Cómo voy a caminar sobre esto?',

pensó, mirando sus tacones de 8 cm de alto sin poder hacer nada. En secreto, admiraba a esas mujeres frente a ella que caminaban sobre el piso tan rápido como si estuvieran volando. Entonces, apretó la mordida y comenzó a caminar con un paso firme y decidido. Pero justo en el primer paso, se resbaló.

' ¿En serio me acaba de pasar esto en mi primer día de trabajo?'.

No había nada que pudiera hacer, más que cerrar los ojos y prepararse para la caída. Pero al segundo, sintió un poderoso poder sosteniéndola.

Mirando los ojos del hombre, Nicole sintió que este le parecía un poco familiar...

Tan pronto como levantó la cabeza, vio su rostro mientras intentaba pensar dónde había visto a este hombre antes, él la liberó cuidadosamente. Al notar la forma en que ella lo estaba contemplando, no pudo evitar arquear una ceja.

"¿Quieres que te regale una fotografía?".

'¿Qué estoy haciendo?', pensó ella. Luego se levantó torpemente y, una vez que estuvo de pie, se alisó la ropa y esbozó una sonrisa elegante.

"Gracias, señor".

'Huh... Esta mujer se repuso muy rápido',

entrecerrando los ojos, él tuvo la sensación de haberla visto antes. Entonces, frunció el ceño y se dirigió a su asistente:

"¿Quién es ella?",

preguntó en voz baja.

"Sr. Gu, ella es la señorita Nicole. Se graduó de la Universidad de Manhattan el mes pasado, y es la directora que contratamos del extranjero".

Estas palabras sorprendieron a ambos. Kerr alzó las cejas ligeramente y Nicole casi abrió la boca en estado de shock.

No era posible, ¡no llevaba ni un día y ya se había avergonzado así frente al legendario Kerr Gu!

... ...

"Ya que tienes que lidiar con ellos, ¿qué tal si bailamos?", ofreció ella.

Mirándola con sus ojos oscuros, Kerr guardó silencio durante unos segundos. Finalmente, la tomó de la mano para llevarla al centro de la pista de baile.

Con gran habilidad, cooperó con él y mostró los pasos de baile más bellos que conocía.

Después de llevarse bien con él durante varios meses, sentía que ya lo conocía hasta cierto punto. Este hombre era demasiado horrible.

Era un hombre sin emociones, por lo que estaba destinado a ser despiadado. ¿Cómo podría una persona así evitar que la gente le tuviera miedo?

Pero esa faceta suya no tenía nada que ver con ella, así que era bastante optimista. De todos modos, él era solo su jefe; mientras siguiera haciendo un buen trabajo y no se viera con nadie fuera del horario laboral, no tenía por qué tenerle miedo.

"¿Qué estás pensando?",

la voz profunda del hombre sonó de repente, asustándola. Al ver la cara indiferente de Kerr sin ninguna expresión, puso los ojos en blanco y dijo con una sonrisa:

"Solo estaba pensando en que simplemente fue un pequeño negocio, y el Sr. Gu me trata muy bien. Estoy realmente agradecida".

Hola, el contenido se puede leer en la aplicación.

Mientras hablaban, el espectáculo llegó a su fin y, justo cuando Nicole estaba a punto de continuar haciendo comentarios convencionales de cortesía, él sacó su teléfono, frunció el ceño y salió rápidamente del lugar.

¿Por qué se iría así?

La mujer simplemente se encogió de hombros con indiferencia y suspiró aliviada.

Eran las nueve de la noche, pero la gente de la compañía todavía estaba de buen humor y parecía que no se irían pronto. Preocupada por Jay, tuvo que escabullirse para llamar a Baron.

"¡Relájate!", contestó el hombre en la otra línea. "No sé quién es este chico tan travieso, su mente va demasiado rápido. ¡Ahora mismo está leyendo todos los libros en mi estudio!".

Al escuchar esto, Nicole no pudo evitar reírse:

"Recuerda darle una taza de leche caliente a las nueve y media antes de dormir".

"Sí, ya sé. ¡Esta no es la primera vez que lo cuido!", la voz de Baron sonó suave en el teléfono.

"Es muy tarde. ¿Qué tal si paso por ti y te dejo junto con Jay en casa?".

Sin importar lo cercano que era su amigo, no podía causarle tantos problemas, así que rechazó su solicitud sin dudarlo. Cuando colgó el teléfono, se encontró sentada junto a una fuente. El viento frío de la noche sopló haciéndola estremecer y decidió regresar al calor del salón cuanto antes.

Fue en ese momento en el que se escuchó la voz de Kerr:

"¿El bebé?". El hombre se echó a reír, pero aun así sonaba aterrador. "¿Crees que puedes amenazarme con un niño?".

¿Por qué no se fue?

Ella se volteó hacia la voz y vio que Kerr estaba hablando por teléfono debajo de un árbol.

Él continuó hablando:

"Entonces, ni sueñes con obtener algo de mí. Mi asistente te dará diez millones de dólares en cinco minutos, tú sabrás qué hacer con el resto. Y por último, te advierto que será mejor que no hagas nada, o no respondo por las consecuencias".

Sus frías palabras fueron muy claras mientras el viento nocturno soplaba.

Mientras esta lo maldecía por dentro, el desalmado colgó el teléfono y se acercó a ella. En la oscuridad, solo podía ver una figura alta; su corazón comenzó a latir más rápido, y algo pareció pasar por su mente. Al instante, ya estaba frente a ella y le preguntó frunciendo el ceño:

"¿Qué estás haciendo aquí?".

"Hace mucho calor adentro, así que decidí salir a tomar un poco de aire fresco", mintió ella sin siquiera pestañear. Obviamente, a Kerr no le importaba si su subordinada había escuchado algo, solo se limitó a mirar su reloj:

"Ya es tarde, déjame llevarte a casa".

¡Con tal de regresar cuanto antes, ella estaba dispuesta a compartir el auto con el hombre! Entonces, asintió apresuradamente:

"Está bien, voy al Jardín Riverside".

"¿El Jardín Riverside?",

Kerr recordaba vagamente que la casa que la compañía le había conseguido no estaba allí. Nicole probablemente vio sus dudas, y agregó casualmente:

"Tuve que dejar a mi hijo en casa de un amigo, así que ahora debo pasar a recogerlo".

Él asintió con la cabeza; de alguna manera, tuvo una ligera sensación de pérdida en el corazón.

Ambos entraron al auto en silencio. Una vez dentro, el empresario le pidió al conductor que apagara las luces, se recargó contra el asiento y cerró los ojos para descansar. A su lado, Nicole no sabía ni qué hacer; cuanto más lo pensaba, más extraña le parecía la situación.

¡Su aura y su figura eran exactamente las mismas que las del hombre de hacía siete años!

Recordó que este tenía un lunar negro muy pequeño en el lóbulo de la oreja. Entonces, pasó saliva y nerviosamente abrió la ventanilla del auto para disimular un poco mientras miraba cuidadosamente a través de la luz intermitente del exterior.

Se veía muy guapo con los ojos cerrados. Sus rasgos eran finos y fríos. Finalmente, encontró el pequeño lunar negro en su oreja,

el cual la sorprendió y se quedó quieta. ¡No sabía que el hombre de hace siete años era Kerr!

De pronto, entendió de dónde provenía su inquietud y su inexplicable familiaridad. Aunque no se acordaba del hombre, solo vio la cara dormida de su jefe y, en ese momento, pudo recordarlo a la perfección. ¿Era él el verdadero padre de Brook?

Si antes de esto Nicole hubiera soñado con que podría encontrar a su padre algún día para disfrutar de su amor, la idea desapareció por completo.

Nicole, evidentemente, no olvidaría lo que acababa de pronunciar un hombre como Kerr, frío y despiadado, hacia apenas unos momentos.

No quería que Jay supiera que su padre era un hombre capaz de algo así, pero tampoco podía imaginar lo que haría su jefe si se enterara de su verdadera identidad. Ahora mismo, solo tenía un pensamiento en mente:

¡no podía decirle la verdad!

El auto condujo en silencio y se detuvo al llegar al Jardín Riverside. Nicole estaba a punto de bajar silenciosamente, pero de repente Kerr abrió los ojos y dijo suavemente:

"Ve a por tu hijo que yo te espero aquí".

La mujer se sorprendió y respondió en voz baja:

"Gracias, Sr. Gu. Pero mi casa no está lejos, y a mi hijo no le agradan los extraños, así que prefiero no molestarlo".

Como se lo dijo así, él prefirió no insistir, pero le preguntó:

"¿Por qué no dejas que tu esposo cuide de los niños ya que estás tan ocupada?".

Apretó los puños. "No tengo esposo".

Resultó que era una madre soltera,

por lo que una sonrisa de alegría apareció de inmediato en el rostro del hombre mientras la veía dirigirse hacia el Jardín Riverside. Luego le pidió al chófer que lo llevara a su apartamento. Justo en ese momento, recibió una llamada de su asistente:

"Señor Gu, el dinero ha sido transferido. Tenía razón, el bebé de esa mujer no era suyo; ella creyó que podría usarlo para sacarle dinero, pero no esperaba que usted la asustara de esa manera, así que terminó por confesar".

Una sonrisa burlona curvó las comisuras de su boca: "Olvídalo, tienes cosas más importantes que hacer".

Su asistente, al otro lado de la línea, hizo una pausa, sintiéndose un poco culpable.

"Lo siento, señor. Aquella noche, hace siete años, las cámaras de su hotel dejaron de grabar por un momento, por lo que no pudimos obtener el video. Seguimos sin poder encontrar a la mujer que nos dijo, así que...".

"¿Así que esperaste siete años?",

lo interrumpió con un tono algo agresivo. "Te dije que no importa, siempre y cuando terminemos encontrándola. Pero después de trabajar para mí durante tantos años, deberías saber que no soy una persona paciente".

El asistente contuvo el aliento y estuvo a punto de decir algo, pero Kerr colgó el teléfono. Luego se apoyó perezosamente en el asiento de cuero con los ojos pesarosos.

A pesar de que ya no estaba presente, todavía podía sentir la mirada de esa mujer sobre él. Sin importar lo mucho que se había empeñado en disimular sus verdaderos sentimientos, el leve temblor en su voz la traicionó cuando se despidió.

¿De qué tenía miedo Nicole?

En ese momento, en casa de Baron, ella estaba sentada en el sofá con una cara pálida, y sus manos no dejaban de temblar. Mirando lo preocupado que estaba su amigo, respiró hondo y le dijo con una voz ronca:

"¿Te puedo pedir un favor?".

Él era el único en quien podía confiar.

Cuando el hombre miró su rostro terriblemente pálido, también se puso nervioso:

"¿De qué se trata?".

La mujer miró a su hijo, Jay Ning, y trató de calmarse.

"Ayúdame a destruir mi pasado; no quiero que nadie lo descubra. Me moriría si el padre de mi hijo me lo quita".

"Sé lo que tengo que hacer. No te preocupes".

Él sabía muy bien lo mucho que ella amaba a su pequeño, y por eso no le dijo la verdad.

Incluso si pudiera aceptar el hecho de que ella sola había logrado criar a un niño de seis años, la familia Fang nunca podría aceptar a Jay.

Cuando la madre salió del Jardín Riverside con su hijo entre sus brazos, no se dio cuenta del coche negro que había regresado y no se encontraba muy lejos en la oscuridad.

Sus agudos ojos negros brillaban incluso en la oscuridad,

mientras volvía a llamar a su asistente:

"Investiga a la nueva empleada Nicole Ning".

Antes de que el asistente tuviera la oportunidad de responder algo, Kerr colgó el teléfono.

Al día siguiente, se sentó en su oficina y examinó la información que su asistente había recopilado. Su rostro tranquilo se volvió sombrío;

la información era casi la misma que Nicole había ofrecido al departamento de recursos humanos del grupo Gu. Antes de la escuela en Manhattan, no había casi nada, ni siquiera sobre el padre de su hijo.

"¿Es esto lo que me diste?",

al escuchar la oscura voz de su jefe, el asistente inclinó la cabeza con vacile, sin atreverse a mirarlo a los ojos.

"Señor Gu, eso fue todo lo que pude encontrar cuando la investigué. Curiosamente, Nicole era la hija de la familia Ning, pero se fue a Manhattan poco después de la caída de este".

"No hay nada sobre su madre y su hijo, quien tal vez sea fruto de una relación pasajera, y por eso no podemos encontrar nada".

El asistente había trabajado para Kerr durante bastante tiempo, por lo que sabía qué tipo de persona era, y rara vez lo había visto tan interesado en una mujer.

El hombre agitó la mano y decidió olvidar el asunto. Sin embargo, no podía ignorar la profunda impresión que Nicole había dejado en él.

"Le recuerdo señor, que hay una cena de negocios esta noche".

Como asistente de Kerr, Jared era muy capaz, siempre y cuando no le pidiera que investigara algo sucedido hacía siete años.

"Creo recordar que la directora Ning también está involucrada en este proyecto".

El asistente miraba una foto en los archivos de Nicole y se sumió en un pensamiento profundo,

pero en cuanto escuchó la voz del jefe, se sobresaltó y reaccionó rápidamente, asintiendo con la cabeza.

"Entiendo. No se preocupe, señor".

Después de eso, tomó el proyecto con el grupo Chu, fue a la puerta de la oficina de Nicole y llamó suavemente.

"Toc, toc, toc".

"Adelante",

esta fijaba sus ojos en la pantalla de la computadora y no levantó la vista hacia el visitante.

"Directora Ning, este es el plan de cooperación entre el consorcio Gu y la compañía Chu. El Sr. Gu ha decidido dejar que usted se encargue de él".

Acto seguido, colocó los documentos en el escritorio frente a ella.
... ...

✨✨✨📖📖📖
Título del Libro: El CEO y Su Encantador Hijo
Descargue la APP NOVELLA y continúe leyendo.

Top 2 Ad Creative of Novella: Web Novel Fiction App

Ad Details :

Headline :Haga clic para seguir leyendo👉Respira Conmigo

Text :"Aquí está el acuerdo de divorcio, Philip. Ya lo he firmado. Por favor, dáselo a Carlos". A Debbie le fue difícil armarse de valor para entregarle a Philip, el mayordomo de la familia Huo, el acuerdo que pondría fin a su matrimonio. Suspirando en resignación, Philip leyó el documento y notó algunas cláusulas que lo hicieron fruncir el ceño. Miró a la chica bruscamente y gritó: "¡Debbie!". Incrédulo, preguntó: "¿Te das cuenta de lo que supondría esto? Puedo entender que quieras divorciarte del Sr. Huo. Después de todo, no lo has visto en los últimos tres años. ¿Pero por qué ahora?". Su padre murió y no sabía quién era su madre. En la opinión de Philip, no debería pedir el divorcio, y mucho menos salir del matrimonio sin dinero. Debbie se rascó la parte posterior de la cabeza con vergüenza. Ella era muy consciente de que Philip siempre la había tratado como a una hija, por lo que no tenía planes de ocultarle nada. "Yo... Quiero dejar los estudios", balbuceó. "¿Qué? ¿Por qué quieres dejar los estudios de repente? ¿Qué pasó? ¿Te están molestando?". Los ojos del mayordomo se abrieron con asombro. "¡No, no, no! Estás exagerando, Philip. Ya sabes que no me gusta estudiar. Entonces, no quiero perder mi tiempo en la universidad", explicó. La excusa de abandonar la universidad no fue muy convincente, pero fue la única que se le ocurrió en ese momento. Sin embargo, ella no le diría a nadie la verdadera razón de su divorcio. Se mantuvo en silencio por un rato, mientras varios pensamientos pasaban por su mente. 'Mañana es mi tercer aniversario de boda. Aún soy joven. No quiero que este matrimonio se interponga en mi búsqueda del amor verdadero. Nunca he visto a Carlos Huo en persona. Mi padre fue quien arregló este matrimonio. ¿Cómo puede alguien vivir de esta manera?', pensó desesperadamente. Al darse cuenta de que la chica no estaba dispuesta a decir nada más, Philip no tuvo más remedio que ceder: "Parece que te has decidido, así que...", esperó a que ella dijera algo. "Entregaré los papeles del divorcio al Sr. Huo mañana", dijo el mayordomo con un profundo suspiro cuando ella no respondió. "¡Muchas gracias, Philip!", ella dejó escapar un gran suspiro de alivio antes de mostrarle al hombre una dulce sonrisa. Pero Philip Zhuo no pudo quedarse callado mientras miraba a la joven. "Debbie, el Señor Huo es un buen hombre. Creo que son la pareja perfecta, así que espero que lo pienses bien y lo reconsideres. Si cambias de opinión, puedes llamarme en cualquier momento", dijo con sinceridad. De todo lo que dijo, sobresalieron dos palabras que hicieron temblar a Debbie. '¿Pareja perfecta? ¡Ni siquiera se presentó a la boda! Estaba en una cena de recepción para un presidente extranjero en ese momento. Y la fotografía en nuestro certificado de matrimonio fue hecha a ordenador. En los últimos tres años, ni siquiera lo he visto una sola vez. ¿Cómo puede Philip decir que somos una pareja perfecta?'. Debbie no podía controlar los pensamientos irónicos en su cabeza. Finalmente, volviendo a sus sentidos, la joven respiró hondo antes de volver a hablar. Tenía la intención de decir: "Ya lo he decidido", pero como señal de respeto por Philip, que estaba realmente preocupado, dijo: "De acuerdo". Pensando que podría cambiar de opinión, Philip esperó hasta la tarde siguiente para decirle a Carlos sobre los papeles del divorcio. Pero para su decepción, ella no lo llamó. Lentamente, sacó su teléfono celular y marcó un número. "Señor Huo, tengo un documento que necesita su firma", dijo con respeto. "¿Qué documento?". Se escuchó una fría respuesta. Él notó un indicio de impaciencia en la voz de Carlos. Después de dudar por un momento, el mayordomo respondió: "Un acuerdo de divorcio". Entonces la pluma en su mano se quedó parada cuando Carlos dejó que las palabras penetraran en su oído. Cerró los ojos y se frotó las cejas pensativo. Pudo entenderlo rápidamente y pensó: 'Oh, tengo una esposa. Si Philip no me hubiera llamado ahora, ni siquiera recordaría que estoy casado y tengo esposa'. "Deja los papeles en mi estudio. Estaré de vuelta en Ciudad Y en un par de días", dijo Carlos con frialdad. "Si Señor Huo", Philip asintió, y luego colgó. Mientras tanto, en Noche Azul en Ciudad Y, el lugar estaba poco iluminado pero lleno de gente. Hombres y mujeres jóvenes acudían en grandes cantidades al establecimiento, que era uno de los más populares de la ciudad. Dentro de la sala 501 había una mesa llena de botellas de cerveza, vino, champaña y una variedad de bocadillos. La sala era el lugar para una fiesta de cumpleaños. La cumpleañera era Debbie, sus compañeros de clase la llamaba "Jefa" de apodo, este día llevaba un vestido rosa. Varias de las invitadas sacaron sus teléfonos para tomarse una selfie con ella. Después de que todos se terminaron de tomarse fotos, la cumpleañera comenzó a divertirse bebiendo con sus compañeros de clase. En un rincón del cuarto estaban apilados los muchos regalos que Debbie recibió de amigos y compañeros de clase. Jeremías Han apareció cantando una canción, con otro chico. Su voz era tan áspera que muchas de las chicas se taparon los oídos y se quejaron. "¡Oye, Jeremías! Deja de cantar. Solo juguemos cosas que no rompan los tímpanos de otras personas", Karen Zheng, una de las compañeras de habitación de Debbie, hizo callar a Jeremías. Era una chica alegre, llena de confianza, que siempre llamaba la atención de la gente. Lo que dijo hizo que todos en el cuarto se callaran. Los chicos y chicas en la sala se giraron para mirar a Karen, esperando sus instrucciones. Ella era muy conocida, y era popular entre los compañeros de clase. Mirando a todos con malicia en sus ojos, Karen dijo: "¡Juguemos a Verdad o Reto!". Una sonrisa astuta cruzó sus labios cuando los invitados se opusieron a lo que mencionó. Varios de ellos le lanzaron una mirada de desprecio. "¡Karen, ese juego es malo!". Esta vez, Jeremías, el chico rico, se volvió hacia Karen Zheng, y le puso los ojos en blanco con disgusto porque pensó que era un juego aburrido. Karen miró desafiante a Jeremías y continuó: "Hoy es el cumpleaños de Debbie, ¡así que haremos que el juego sea más emocionante!". Mostró una sonrisa malvada que hizo que algunos de los invitados se sintieran incómodos. Dado que todas las personas en la fiesta eran estudiantes, muchos todavía eran bastante inocentes. Conocían el juego; las consecuencias para los retos solían ser cantar las notas altas en 'Loving You' de Mariah Carey, cargar al tipo más pesado por toda la habitación o cantar un dúo en pareja. Pero Karen tenía otra cosa en mente para Debbie. Cuando comenzó la primera ronda, Karen guiñó un ojo a los demás, quienes rápidamente se dieron cuenta de lo que estaba planeando. "El perdedor en esta ronda debe salir por la puerta, girar a la derecha y luego abrazar a la primera persona con la que se encuentre. Si él o ella opta por omitir este reto, hay una alternativa; tendrá diez copas", dijo Karen. Todos se emocionaron con el juego. Estaban ansiosos por saber quién sería el primer perdedor. Esta vez Jeremías resopló de disgusto, pero no dijo nada. Sabía que ya había un complot. Después de jugar Piedra, Papel o Tijera, todos se volvieron para mirar a la cumpleañera. Debbie se quedó mirando su mano, que era la única que formaba el símbolo de las tijeras, y luego miró a los otros que eligieron piedra. Sus ojos se agrandaron, y su mandíbula se aflojó. "¡Te odio, Karen Zheng!", gritó. Al recordar el reto, la cumpleañera sintió ganas de llorar. Ya no podía permitirse diez vasos más. Así que reunió su coraje y respiró hondo varias veces antes de abrir la puerta. Siguiendo las instrucciones, giró a la derecha. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. "¡Wow! ¡Jefa, date prisa! Te estamos observando", dijo Karen con un susurro. Debbie se quedó paralizada por un momento, había algo que ocupaba su mente: 'Me parece algo familiar. ¿Dónde lo he visto antes?'. Pero la voz de Karen interrumpió sus pensamientos, así que respiró hondo y reunió más coraje. Pero todavía había un pensamiento inquietante: 'Creo que lo he visto antes. ¡No importa! Será mejor que haga esto rápido'. Valientemente, se acercó al hombre, le mostró una dulce sonrisa y se puso de puntillas. El aroma de su colonia flotaba por su nariz. Carlos estaba buscando un lugar tranquilo para hacer una llamada telefónica cuando la chica lo detuvo en el pasillo. Frunció el ceño, molesto, cuando Debbie se le acercó. Algo también le vino a la mente. '¿Por qué se me hace tan familiar? Sus ojos...', pensó Carlos, intentando recordar su cara. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Capítulo 2 El escurridizo Carlos Debbie se retiró de inmediato, huyó del pasillo y corrió directamente a la sala. "¡Debbie!", gritó Karen mientras cerraba la puerta. "¡Estuviste increíble, chica!", dijo con orgullo, golpeando a la cumpleañera en la espalda. Respirando de manera entrecortada después de escaparse, Debbie soltó un suspiro de alivio. Mientras tanto, la cara de Carlos se oscureció, se quedó petrificado en el lugar pero vio a la chica desaparecer dentro de la sala 501. El hombre estaba a punto de pedirle a sus guardaespaldas que arrastraran a Debbie fuera de la sala y la tiraran al mar cuando sonó su teléfono. Se molestó por la interrupción pero respondió a la llamada. Después de escuchar por unos segundos, dijo bruscamente, "Está bien. Voy enseguida". Colgó el teléfono y luego miró hacia la sala 501. Respiraba bruscamente para controlar su furia. Había una emergencia en su compañía, que necesitaba atender de inmediato. "Tienes suerte hoy, mujer. Será mejor que reces para que nunca te vuelva a ver. No te escaparás la próxima vez", murmuró Carlos mientras se giraba para irse. Dentro de la sala 501, Debbie se frotaba las mejillas rojas y sentía que ardían de vergüenza. Eso fue la cosa más inadecuada que había hecho en toda su vida. Con el corazón agitado, su mente era un remolino de pensamientos. '¡Y ni siquiera sé quién era! De repente, Karen gritó: "¡Ey!". Y todos sus compañeros se sorprendieron ante su arrebato. "¿Qué te pasa, Karen? ¡Casi me matas del susto!", Kristina Lin estaba a punto de beber un poco, pero derramó el líquido y se estaba dando palmaditas para calmarse. Emocionada, Karen se acercó a Debbie, quien todavía estaba perdida en sus pensamientos, y la sacudió por los hombros. "¿Sabes quién es ese hombre?", preguntó con determinación. El tipo de la broma de Debbie era un hombre con el que todas las mujeres soñaban. La gente lo llamaba Sr. Huo como un señal de respeto. "No, ¿quién es él?", preguntó Debbie mientras tomaba un gran trago. "¡Carlos Huo!", Karen gritó el nombre mientras miraba la cara de la cumpleañera. Se suponía que el nombre era suficiente para saber todo acerca del hombre, por lo que ella quería estar segura de que Debbie lo escuchara bien. El champán se desparramó de la boca de la chica en el momento en que Karen dijo el nombre de Carlos. Debbie comenzó a toser violentamente, sin darse cuenta de que había escupido el líquido en la cara de su compañera de sala. En lugar de enojarse después de que le escupiera en la cara, Karen se quedó atónita. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Entonces Debbie tomó un puñado de pañuelos y procedió a limpiar la cara de su amiga, pero estaba demasiado sorprendida como para disculparse. Cuando Kristina dio un paso al frente, Debbie arrojó los pañuelos hacia la mesa y salió corriendo tan rápido como pudo. De repente, recordó algo. "Karen, ¿dijiste mi nombre cuando estaba en el pasillo?", preguntó, y se estremeció al pensar en eso. '¿Y si recuerda mi nombre?'. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. ¡Mira lo que has hecho! ¡Mi cara! ¡Y mi cabello! ¡Todo empapado!'. Debbie le dio unas palmaditas en el brazo de Karen tanto para consolar como para disculparse, y dijo de repente: "Diviértanse chicos. Tengo que irme ahora". Tan pronto como dijo esas palabras, la chica se fue apresuradamente. Todos observaban su silueta alejarse con una expresión aturdida. Todos sus amigos estaban pensando lo mismo. ¿Qué iba a hacer? ¿Alcanzar al Sr. Huo? ¡Estaba loca! Todos sabían que muchas mujeres habían estado detrás de Carlos, pero deshacerse de ellas, el hombre simplemente pedía a sus hombres que las las tiraran a la calle. En vista de eso, todos pensaron que debían detener a Debbie. De modo que varios de sus amigos salieron corriendo de la sala con la esperanza de evitar que ella hiciera lo que planeaba hacer. Pero la chica no estaba por ningún lado. Tan pronto como Debbie salió, detuvo un taxi y le pidió que la llevara a la casa donde se alojaba. 'Espero que Carlos no me haya reconocido y que no vaya a la casa esta noche. De lo contrario, podría pensar que me arrepentí de haber solicitado el divorcio y aparecí ante él para llamar su atención'. Después de apoyarse contra el respaldo del asiento, Debbie siguió pensando en lo que pasó. Luego de obtener el certificado de matrimonio tres años atrás, Carlos asignó a Philip para que se encargara de su comida, ropa y todo lo que necesitara. Pero ella no había visto ni una sola vez al hombre con el que se había casado. Por un lado, él estaba ocupado con el trabajo y pasaba la mayor parte del tiempo en el extranjero para ocuparse de sus negocios. Por otro lado, incluso cuando estaba en Ciudad Y, Carlos se quedaba en la otra casa. Tenían diferentes amigos y circulo social. Por eso, nunca se habían visto, ni siquiera una vez, en esos tres años. En cuanto al certificado de matrimonio, su padre lo conservó con él cuando aún estaba vivo pero, justo antes de su muerte, se lo había dado a Carlos por temor a que Debbie se divorciara de él. Por esa razón, Debbie no había conocido ni sabía cómo era su esposo hasta antes de hoy. Mientras estaba sentada, de repente recordó algo y se dio una palmada en la frente. 'Oh, recuerdo haberlo visto una vez', pensó la joven. Ella había ido de visita a su oficina un par de veces, pero todas las veces, era el asistente de Carlos quien la recibía, impidiéndole cualquier oportunidad de echar un vistazo a su marido. La última vez que fue a la compañía, Debbie no dijo quién era, así que los guardias le impidieron entrar al edificio, en ese momento, Carlos acababa de regresar de un viaje al extranjero. Y mientras estaba de pie afuera, vio a su esposo salir del auto en la distancia. Desafortunadamente, estaba demasiado lejos para verlo bien, además, fue hacía bastante tiempo. Incluso sabiendo su nombre, nunca pudo encontrar ninguna foto de Carlos. Era un hombre que se mantenía discreto, nunca concedía entrevistas con los medios y no permitía que nadie publicara su foto en línea. Sin embargo, una vez, alguien publicó la foto del hombre, donde se decía que estaba sosteniendo la mano de una actriz, pero, antes de que Debbie pudiera verla, la hicieron desaparecer de la red.. Quién iba a decir que hoy, finalmente, pudo ver la cara de su marido. ¡Y hasta llegó a abrazarlo! Si él hubiera firmado los papeles del divorcio, técnicamente, sería su ex marido. Si bien se sabía que a Carlos no le faltaban mujeres como compañía, odiaba a aquellas que tomaban la iniciativa para acercarse a él. Así que esa era una razón más para que Debbie estuviera agitada. 'Estoy en problemas. Realmente espero que no me haya reconocido', continuó orando en silencio. Cuando llegó a la casa, dejó escapar un profundo suspiro de alivio cuando notó que ninguna luz estaba encendida. "Tal vez no escuchó a Karen decir mi nombre, y ni siquiera me reconoció. ¡Ojalá sea así!", murmuró. Tocando su cara aún sonrojada, se tiró en el sofá de la sala y recordó todo lo que había pasado esa noche. "Si me hubiera reconocido, sin duda le disgustaría, pero, tal vez eso es mejor. Así firmaría el acuerdo de divorcio sin dudar", murmuró. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Marc Dou, un viejo profesor, estaba de pie frente a su clase. Colocó las gafas encima la nariz y respiró hondo mientras miraba a sus alumnos, la mayoría de los cuales tenían sueño. De repente, ¡hubo un fuerte ruido! El profesor arrojó un libro sobre su escritorio. El sonido hizo que muchos estudiantes se despertaran, y rápidamente se incorporaron. Pero una de ellas, una chica con un abrigo deportivo blanco, estaba sentada en la última fila, todavía continuaba apoyada en su escritorio. Enfurecido, Marc Dou gritó, "¡Debbie Nian!". Su voz seguía siendo estridente. El silencio que le siguió era tal, que se podía oír un alfiler caer. Pero ni el ruido ni el silencio hicieron alguna diferencia para Debbie, que todavía no había despertado. Todos la miraban fijamente mientras vagaba por el país de los sueños. Capítulo 3 El profesor testarudo "¡Debbie! ¡Debbie!", una ligera voz seguía llamando a Debbie mientras se estaba quedando dormida. Negándose a despertarse, sintió que tiraban de su manga constantemente pero, cuanto más lo ignoraba, más fuerte era la voz y el tirón. Esto hizo que se rindiera y finalmente se despertó. Aunque estaba claro que todavía estaba medio dormida, giró la cabeza hacia Kristina. "Kristina... es mejor que tengas una buena razón para despertarme...". Lo que vio como respuesta de Kristina fue su dedo que señalaba hacia un lugar. Los ojos de Debbie miraron a donde ella señalaba y vio a Marc en el escenario. El solo hecho de presenciar la cara larga de Marc era similar a ser salpicado con agua helada en la opinión de ella. Luchando por recuperarse, Debbie sacudió la cabeza y luego se incorporó. Marc, el profesor que estaba de pie frente a ella, era considerado como uno de los profesores más exigentes de la universidad. Debbie sacó el libro de texto de su bolsa, lo abrió en la página correspondiente y envió una mirada gélida a quien se atreviera a reír. Casi de inmediato, sus compañeros de clase volvieron su atención al frente, fingiendo que no se habían dado cuenta de lo que estaba sucediendo. Una vez que la situación se resolvió, el profesor Marc reanudó la clase. 'Oh, se ve tan enojado...', Debbie hundió sus manos a través de su cabello con pesar. 'Definitivamente voy a reprobar sus exámenes...'. Nadie intentó burlarse de ella. Todos en la sala, así como toda la universidad, sabían que Debbie poseía un antecedente muy enigmático. Incluso peor, era una estudiante escandalosa ya que constantemente se enfrentaba con otros y se escapaba de clases. En resumen, había hecho cosas que la universidad consideraba inaceptables. Dentro de la Universidad de Ciudad Y, en el reglamento se estipulaba que a los estudiantes no se les permitía teñirse el cabello de ningún color, pintarse las uñas ni llevar joyas extravagantes al campus. Sin embargo, a Debbie no le importaba. Los profesores de la universidad estaban demasiado aterrorizados para regañarla por ello. Era sorprendente que no la hubieran expulsado de la universidad. "Debbie Nian", dijo Marc con frialdad, "por favor, explícame qué son las finanzas". El profesor conocía bien los antecedentes de Debbie. Emmett Zhong, el asistente de Carlos, tenía contactos con Marc en la universidad. No obstante, incluso el propio Carlos era un ex alumno de Marc. Como maestro responsable, Marc sabía que tenía que intervenir ya que no permitiría que sus estudiantes, en particular Debbie, se salieran con la suya. Fingiendo mirar el libro, Debbie pateó el asiento frente a ella. El que estaba sentado enfrente no era otro que el delegado de la clase y un estudiante que solo obtenía calificaciones excelentes, Dixon Shu. Con esta señal, Dixon Shu sabía lo que Debbie quería decir y rápidamente pasó las páginas del libro a donde estaba escrita la respuesta y lo deslizó hacia su lado izquierdo para que ella pudiera verla. Una sonrisa de satisfacción quedó grabada en el rostro de Debbie cuando sus ojos pudieron visualizar la definición. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. 'Está bien, veamos a ver...', Debbie se levantó y parpadeó mientras comenzaba a leer el libro de Dixon Shu. "Finanzas es un término amplio que describe dos actividades relacionadas: el estudio de cómo se distribuye de forma eficiente el dinero y...". Como profesor experimentado, Marc se dio cuenta del truco de Debbie, y esto lo indignó. "¡Suficiente!", la voz de Marc retumbó en toda la sala y asustó a toda la clase. Los estudiantes podían ver cómo su profesor mantenía su ira bajo control con indignación. Todos estaban asustados y no se movieron de sus asientos, todos excepto Debbie, que le sonrió a Marc y le preguntó: "Profesor Dou, ¿mi respuesta es incorrecta?". Debido a esto, Marc comenzó a ponerse rojo de ira y Debbie no pudo evitar arrepentirse de lo que hizo y comenzó a pedir perdón. "Profesor Dou, por favor no se enoje conmigo. ¡Aprenderé la respuesta de memoria antes de que termine la clase!", prometió Debbie. Incluso ella tenía personas a las que temía y este profesor era uno de ellos, porque sabía que Carlos era uno de los antiguos alumnos de él. Luego, Marc se calmó y el color rojo comenzó a desaparecer de su rostro al escuchar las palabras de Debbie. En su opinión, ella era una chica inteligente. Si solo enfocara su mente en el estudio, podría ser una estudiante de excelencia con altas calificaciones. Pero, como profesor, no podía tolerar más sus acciones insolentes. '¿No te gusta estudiar? ¡Bien! ¿Reprobaste muchos exámenes? ¡Bien!', entonces Marc le dirigió una mirada a Debbie. '¡Pero no permitiré que salgas con la tuya en mi clase!', se juró a sí mismo. "Si te atreves a quedarte dormida en mi clase de nuevo, Jeremías Han, Kristina Lin y Karen Zheng, ¡los tres irán afuera!", Marc anunció. "¿Lo entendiste?". Los tres que nombraron se quejaron con incredulidad ante la declaración de su profesor. '¿Por qué somos nosotros los que sufrimos cuando Debbie es la que comete errores?', todos pensaron por igual. La razón por la que Marc tomó esta decisión fue porque sabía que Debbie era leal a sus amigos. Lastimar a otros para su beneficio propio iba más allá de lo que Debbie podía tolerar. Esta era una de las ventajas que Marc vio en su actitud. Lanzando una mirada imperiosa hacia su profesor Marc, Debbie preguntó: '¿Pero por qué?'. Debbie levantó la cabeza y respondió con confianza: "Entendido, Profesor Dou. Me encontrará siempre atenta en su clase". Debbie se sentó de nuevo en su lugar, recogió su pluma y comenzó a escribir en el cuaderno que tenía. Una mirada de satisfacción estaba presente en el rostro de Marc cuando pensó que ella estaba tomando notas, mientras que en realidad, solo estaba garabateando. Cuando sonó el timbre, Marc pronunció sus últimas palabras antes de recoger sus cosas y, finalmente, abandonó la sala. Las clases terminaron oficialmente. En el momento en que Marc se fue, varios chicos y chicas se reunieron alrededor de Debbie y comenzaron a expresar sus quejas con respecto a su profesor. "Oye, jefa. ¿Qué pasa con el profesor Dou?", preguntó Jeremías. La expresión de frustración estaba escrita en toda su cara. '¿Por qué diablos eligió castigarnos a nosotros en lugar de Debbie? Es un hombre extraño', pensó. Jeremías era uno de los estudiantes más altos de toda la universidad. Además, era uno de los amigos más cercanos de Debbie y un hombre generoso. "Debbie, por favor, no vuelvas a enfadar al profesor Dou...", se quejó Kristina mientras sostenía el brazo de Debbie con fuerza y actuaba de una manera encantadora. "Te lo ruego...", Kristina, la otra amiga de Debbie, tenía el pelo largo y rizado y un cuerpo pequeño, pero aún rebosaba de encanto. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Todos en la habitación sabían que si miraban hacia atrás, se congelarían al sentir la mirada fría de Debbie a su alrededor, por lo que todos se quedaron callados. Al sentir la tensión cada vez más pesada en el aire, Karen habló con la esperanza de aliviar la ambiente. "Oigan, acabo de recordar que, ¡hoy hay una gran promoción en la Plaza Internacional Shining! ¿Quieren venir?". De pie y mientras se abría paso hacia Karen, Debbie mostró una deslumbrante sonrisa y dijo: "¡Yo quiero!". 'Probablemente solo viene por el lápiz labial que siempre quiso tener...' Karen puso los ojos en blanco de forma juguetona. Ya que eran amigas cercanas, Karen y Debbie se conocían como la palma de su mano. Debbie solía pelearse mucho; era un rasgo sorprendente que estuviera tan interesada en los lápices labiales. Nunca se preocupó por la ropa que llevaba, ya que se vestía de forma casual. Sin embargo, su interés por coleccionar lápices labiales era imparable. En la Plaza Internacional Shining El grupo se reunió y finalmente llegaron a la plaza. El interior de dicha plaza rebosaba de tanta belleza, era una de las lugares más bonitas de visitar. Consistía en un grupo de siete edificios, nombrados en honor a las estrellas que formaban la constelación de la Osa Mayor. Los nombres de los edificios eran Dubhe, Merak, Phecda, Megrez, Alioth, Mizar y Akaid. En la cima de cada edificio, había varias luces y cuando caía la noche, las luces se encendían de tal manera que, si tenías una vista aérea, podías ver cómo formaban la constelación de la Osa Mayor. Ciertamente, era un espectáculo impresionante. El diseño de la iluminación interna se asemejaba a los cielos cubiertos de diamantes, dándote la sensación de que estabas caminando a través de un mar de estrellas. No era de extrañar que las personas se enamoraran de una plaza de este tipo, envuelta en una atmósfera única con la Osa Mayor. Por eso, era un lugar de citas famoso en el que se encontraba a personas de todas las edades que venían con sus parejas para observar de cerca las estrellas. Capítulo 4 Olga Mi Dentro del centro comercial, en una tienda de cosméticos y cuidado de la piel ubicada en el interior del edificio Merak, las tres chicas, Debbie, Karen y Kristina, se estaban divirtiendo mientras se tomaban de las manos. Mientras tanto, los dos chicos, Jeremías y Dixon, las seguían con una docena de bolsas de compras en sus manos. Estaban absolutamente exhaustos. Al ver cómo las tres chicas aún estaban tan llenas de energía, uno de los chicos, Jeremías en particular, comenzó a quejarse: "¿Cómo no están cansadas? ¡No parecían tan enérgicas en la carrera de larga distancia! Dixon y yo estamos cansados. ¿No podemos simplemente sentarnos y descansar?". Entonces, una de las chicas se dio la vuelta hacia Jeremías y se le acercó; no era otra que Kristina. "¡Vamos Jeremías! ¿Cómo puedes decir eso? ¡Además eres un grandullón!", dijo ella mientras tomaba algunas bolsas de Jeremías para disminuir la carga que llevaba. "¡Miren! ¡Miren!", Debbie señalaba la tienda justo en frente a ellos. "¡Esa es nuestra última parada!". "¡Por fin!", Jeremías exclamó. Karen sonrió y sacó su bolso nuevo. "Los invito a almorzar". Mientras se despertaba de uno de sus pensamientos, Jeremías respondió con júbilo: "¡Genial! ¡Me aseguraré de complacerme como se debe!". Uno de los edificios en la Plaza Internacional Shining, el Edificio Alioth, consistía en varios restaurantes elegantes y lujosos, y en el quinto piso, se encontraba uno de los más prestigiosos de Ciudad Y. Claramente, Jeremías sabía a dónde quería ir. "Puedes comer donde quieras excepto...", entonces, Karen lanzó una mirada desdeñosa hacia Jeremías y añadió: "... en el quinto piso, ¿entendiste?". En el quinto piso del edificio Alioth, todas las salas eran cabinas VIP que requerían un cargo mínimo. Cualquier plato que uno elija, habría un cocinero profesional para ello. Podrías ver cómo el cocinero preparaba el platillo justo frente a tus ojos. Si eras lo suficientemente afortunado, quizás te serviría un cocinero experimentado. Con tal premisa para un restaurante, la gente solo podía soñar con darse un enorme festín con los deliciosos platos que se sirven en el quinto piso. Aunque, debido al costo, solo unos pocos privilegiados podían permitirse el gusto de cenar con tal lujo. En el momento en que Karen terminó de pronunciar sus palabras, a Jeremías se le fue la alegría, como si su alma hubiera abandonado su cuerpo, y repitió lo que Karen dijo en monotonía: "Puedes comer donde quieras excepto en el quinto piso...". A todos les causó gracia la reacción de Jeremías. Debbie le dio unas palmaditas en el hombro, señaló un sofá cercano y le dijo: "¿Por qué no se sientan allí Dixon y tú y descansan un rato? Elegir un lápiz labial toma su tiempo". Las tres chicas comenzaron a escoger sus cosméticos preferidos. Una vendedora vio a Debbie sosteniendo un set de labiales, así que se acercó a ella con una sonrisa amistosa y dijo: "¡Señorita, ese producto es uno de los más vendidos! Solo queda uno, así que si realmente le gusta, entonces le sugiero que lo tome, ¡porque es el último!". "¡No me digas!", dijo Debbie con incredulidad. "¿Solo queda uno?". Al voltear la etiqueta, Debbie pudo ver cuánto costaba el set de labiales que tenía en la mano, ¡129.999 dólares! Al ver el precio, comenzó a dudar. Sentado en el sofá y tomando un descanso, Jeremías miró a su alrededor y vio a Debbie observando el set de labiales que sostenía en su mano. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. En ese momento, todas las personas en el área voltearon sus cabezas al escuchar unos alborotos, algo que le pareció extraño a Debbie. '¿Qué está pasando? ¿Qué están mirando?'. Entonces Debbie hizo lo mismo que todos y volvió la cabeza hacia la dirección donde los demás tenían los ojos fijos y lo que vio la sobresaltó. Varias personas se acercaron y el hombre en el centro llevaba un traje a medida de color negro que acentuaba su cuerpo escultural. Los zapatos de cuero marrón oscuro que llevaba contrastaban con el reluciente suelo de mármol. El hombre tenía unos ojos oscuros tan profundos y severos que nadie se atrevía a mirarlo de frente. 'Oh...', Debbie se quedó sin aliento. '¡Es él! ¡Es Carlos!'. El hombre que llegó al lugar y llamó la atención de todos en una fracción de segundo no era otro que Carlos, el marido de Debbie. O mejor dicho, el ex marido en un par de días. Y de pie junto a él había alguien que coincidía con su estatus. Una bella dama bendecida con un rostro hermoso y una figura delgada. A diferencia de los otros hombres que estaban llenos de riqueza y poder, Carlos rara vez aparecía con una mujer. Por lo tanto, esto provocó muchas preguntas, especialmente a Debbie. 'De hecho, ¿está de compras con una chica...?', pensó. '¿Esta mujer es su novia?'. Como si sintiera la mirada de Debbie sobre él, Carlos se giró para mirarla. Con el corazón palpitando, ella bajó la cabeza y fingió que estaba mirando el set de labiales. Con los ojos cerrados, rogaba con desesperación: '¡Por favor, que no me vea! ¡Por favor, que no me vea!'. Entonces algo se le ocurrió a Debbie, y abrió los ojos al darse cuenta de una detalle. 'Espera. ¡Ni siquiera me conoce!'. Entonces, con confianza, Debbie levantó la cabeza por completo y se volvió hacia Karen. "Oye, Karen. ¿Crees que debería comprarme esto?". Sin embargo, la atención de Karen no estaba centrada en su amiga en absoluto. Tomó su brazo y agitándolo violentamente, Karen gritó de emoción, "¡Debbie! ¡Esto debe ser el destino! ¡Te encontraste al Sr. Huo de nuevo!". Volviéndose hacia Debbie, Karen le preguntó con los ojos chispeantes: "¿Crees que aún te recuerde?". Kristina se acercó a ellas y también le hizo una pregunta a Debbie. "Debbie, ¿quién es la chica que está al lado del Sr. Huo?". '¿Cómo crees que lo sabría?', Debbie gritó para sí misma. "Oye, jefa". Luego Jeremías entró en la escena también. "¿Crees que el Sr. Huo está aquí por ti?". '¿Dónde te pudiste hacer con esa idea?', contestó Debbie en silencio. Al ver a su amiga Karen prácticamente babeando por Carlos, Debbie llamó su atención. "¡Oye! ¡Karen Zheng! ¡Estás babeando!". Antes de que Karen pudiera decir algo en su defensa, la voz de una chica interrumpió: "No creo que debas comprarlo. La verdadera pregunta es, ¿puedes siquiera permitírtelo?". Al girar la cabeza para descubrir de dónde venía la voz, Debbie vio que era la chica que estaba junto a Carlos. '¿La conozco?', Debbie pensó, desconcertada. '¿por qué me está hablando?'. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Olga Mi se alejó del hombre para acercarse a Debbie y le quitó el labial de las manos mientras se dirigía a la vendedora. Con una sonrisa pretenciosa en su rostro, dijo, "Me quedaré con esto. Envuélvelo para mí". Después de pronunciar esas palabras, la mujer se volvió hacia Debbie y la miró de los pies a la cabeza. Luego, una sonrisa de burla se

Top 3 Ad Creative of Novella: Web Novel Fiction App

Ad Details :

Headline :Haga clic para seguir leyendo👉Respira Conmigo

Text :"Aquí está el acuerdo de divorcio, Philip. Ya lo he firmado. Por favor, dáselo a Carlos". A Debbie le fue difícil armarse de valor para entregarle a Philip, el mayordomo de la familia Huo, el acuerdo que pondría fin a su matrimonio. Suspirando en resignación, Philip leyó el documento y notó algunas cláusulas que lo hicieron fruncir el ceño. Miró a la chica bruscamente y gritó: "¡Debbie!". Incrédulo, preguntó: "¿Te das cuenta de lo que supondría esto? Puedo entender que quieras divorciarte del Sr. Huo. Después de todo, no lo has visto en los últimos tres años. ¿Pero por qué ahora?". Su padre murió y no sabía quién era su madre. En la opinión de Philip, no debería pedir el divorcio, y mucho menos salir del matrimonio sin dinero. Debbie se rascó la parte posterior de la cabeza con vergüenza. Ella era muy consciente de que Philip siempre la había tratado como a una hija, por lo que no tenía planes de ocultarle nada. "Yo... Quiero dejar los estudios", balbuceó. "¿Qué? ¿Por qué quieres dejar los estudios de repente? ¿Qué pasó? ¿Te están molestando?". Los ojos del mayordomo se abrieron con asombro. "¡No, no, no! Estás exagerando, Philip. Ya sabes que no me gusta estudiar. Entonces, no quiero perder mi tiempo en la universidad", explicó. La excusa de abandonar la universidad no fue muy convincente, pero fue la única que se le ocurrió en ese momento. Sin embargo, ella no le diría a nadie la verdadera razón de su divorcio. Se mantuvo en silencio por un rato, mientras varios pensamientos pasaban por su mente. 'Mañana es mi tercer aniversario de boda. Aún soy joven. No quiero que este matrimonio se interponga en mi búsqueda del amor verdadero. Nunca he visto a Carlos Huo en persona. Mi padre fue quien arregló este matrimonio. ¿Cómo puede alguien vivir de esta manera?', pensó desesperadamente. Al darse cuenta de que la chica no estaba dispuesta a decir nada más, Philip no tuvo más remedio que ceder: "Parece que te has decidido, así que...", esperó a que ella dijera algo. "Entregaré los papeles del divorcio al Sr. Huo mañana", dijo el mayordomo con un profundo suspiro cuando ella no respondió. "¡Muchas gracias, Philip!", ella dejó escapar un gran suspiro de alivio antes de mostrarle al hombre una dulce sonrisa. Pero Philip Zhuo no pudo quedarse callado mientras miraba a la joven. "Debbie, el Señor Huo es un buen hombre. Creo que son la pareja perfecta, así que espero que lo pienses bien y lo reconsideres. Si cambias de opinión, puedes llamarme en cualquier momento", dijo con sinceridad. De todo lo que dijo, sobresalieron dos palabras que hicieron temblar a Debbie. '¿Pareja perfecta? ¡Ni siquiera se presentó a la boda! Estaba en una cena de recepción para un presidente extranjero en ese momento. Y la fotografía en nuestro certificado de matrimonio fue hecha a ordenador. En los últimos tres años, ni siquiera lo he visto una sola vez. ¿Cómo puede Philip decir que somos una pareja perfecta?'. Debbie no podía controlar los pensamientos irónicos en su cabeza. Finalmente, volviendo a sus sentidos, la joven respiró hondo antes de volver a hablar. Tenía la intención de decir: "Ya lo he decidido", pero como señal de respeto por Philip, que estaba realmente preocupado, dijo: "De acuerdo". Pensando que podría cambiar de opinión, Philip esperó hasta la tarde siguiente para decirle a Carlos sobre los papeles del divorcio. Pero para su decepción, ella no lo llamó. Lentamente, sacó su teléfono celular y marcó un número. "Señor Huo, tengo un documento que necesita su firma", dijo con respeto. "¿Qué documento?". Se escuchó una fría respuesta. Él notó un indicio de impaciencia en la voz de Carlos. Después de dudar por un momento, el mayordomo respondió: "Un acuerdo de divorcio". Entonces la pluma en su mano se quedó parada cuando Carlos dejó que las palabras penetraran en su oído. Cerró los ojos y se frotó las cejas pensativo. Pudo entenderlo rápidamente y pensó: 'Oh, tengo una esposa. Si Philip no me hubiera llamado ahora, ni siquiera recordaría que estoy casado y tengo esposa'. "Deja los papeles en mi estudio. Estaré de vuelta en Ciudad Y en un par de días", dijo Carlos con frialdad. "Si Señor Huo", Philip asintió, y luego colgó. Mientras tanto, en Noche Azul en Ciudad Y, el lugar estaba poco iluminado pero lleno de gente. Hombres y mujeres jóvenes acudían en grandes cantidades al establecimiento, que era uno de los más populares de la ciudad. Dentro de la sala 501 había una mesa llena de botellas de cerveza, vino, champaña y una variedad de bocadillos. La sala era el lugar para una fiesta de cumpleaños. La cumpleañera era Debbie, sus compañeros de clase la llamaba "Jefa" de apodo, este día llevaba un vestido rosa. Varias de las invitadas sacaron sus teléfonos para tomarse una selfie con ella. Después de que todos se terminaron de tomarse fotos, la cumpleañera comenzó a divertirse bebiendo con sus compañeros de clase. En un rincón del cuarto estaban apilados los muchos regalos que Debbie recibió de amigos y compañeros de clase. Jeremías Han apareció cantando una canción, con otro chico. Su voz era tan áspera que muchas de las chicas se taparon los oídos y se quejaron. "¡Oye, Jeremías! Deja de cantar. Solo juguemos cosas que no rompan los tímpanos de otras personas", Karen Zheng, una de las compañeras de habitación de Debbie, hizo callar a Jeremías. Era una chica alegre, llena de confianza, que siempre llamaba la atención de la gente. Lo que dijo hizo que todos en el cuarto se callaran. Los chicos y chicas en la sala se giraron para mirar a Karen, esperando sus instrucciones. Ella era muy conocida, y era popular entre los compañeros de clase. Mirando a todos con malicia en sus ojos, Karen dijo: "¡Juguemos a Verdad o Reto!". Una sonrisa astuta cruzó sus labios cuando los invitados se opusieron a lo que mencionó. Varios de ellos le lanzaron una mirada de desprecio. "¡Karen, ese juego es malo!". Esta vez, Jeremías, el chico rico, se volvió hacia Karen Zheng, y le puso los ojos en blanco con disgusto porque pensó que era un juego aburrido. Karen miró desafiante a Jeremías y continuó: "Hoy es el cumpleaños de Debbie, ¡así que haremos que el juego sea más emocionante!". Mostró una sonrisa malvada que hizo que algunos de los invitados se sintieran incómodos. Dado que todas las personas en la fiesta eran estudiantes, muchos todavía eran bastante inocentes. Conocían el juego; las consecuencias para los retos solían ser cantar las notas altas en 'Loving You' de Mariah Carey, cargar al tipo más pesado por toda la habitación o cantar un dúo en pareja. Pero Karen tenía otra cosa en mente para Debbie. Cuando comenzó la primera ronda, Karen guiñó un ojo a los demás, quienes rápidamente se dieron cuenta de lo que estaba planeando. "El perdedor en esta ronda debe salir por la puerta, girar a la derecha y luego abrazar a la primera persona con la que se encuentre. Si él o ella opta por omitir este reto, hay una alternativa; tendrá diez copas", dijo Karen. Todos se emocionaron con el juego. Estaban ansiosos por saber quién sería el primer perdedor. Esta vez Jeremías resopló de disgusto, pero no dijo nada. Sabía que ya había un complot. Después de jugar Piedra, Papel o Tijera, todos se volvieron para mirar a la cumpleañera. Debbie se quedó mirando su mano, que era la única que formaba el símbolo de las tijeras, y luego miró a los otros que eligieron piedra. Sus ojos se agrandaron, y su mandíbula se aflojó. "¡Te odio, Karen Zheng!", gritó. Al recordar el reto, la cumpleañera sintió ganas de llorar. Ya no podía permitirse diez vasos más. Así que reunió su coraje y respiró hondo varias veces antes de abrir la puerta. Siguiendo las instrucciones, giró a la derecha. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. "¡Wow! ¡Jefa, date prisa! Te estamos observando", dijo Karen con un susurro. Debbie se quedó paralizada por un momento, había algo que ocupaba su mente: 'Me parece algo familiar. ¿Dónde lo he visto antes?'. Pero la voz de Karen interrumpió sus pensamientos, así que respiró hondo y reunió más coraje. Pero todavía había un pensamiento inquietante: 'Creo que lo he visto antes. ¡No importa! Será mejor que haga esto rápido'. Valientemente, se acercó al hombre, le mostró una dulce sonrisa y se puso de puntillas. El aroma de su colonia flotaba por su nariz. Carlos estaba buscando un lugar tranquilo para hacer una llamada telefónica cuando la chica lo detuvo en el pasillo. Frunció el ceño, molesto, cuando Debbie se le acercó. Algo también le vino a la mente. '¿Por qué se me hace tan familiar? Sus ojos...', pensó Carlos, intentando recordar su cara. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Capítulo 2 El escurridizo Carlos Debbie se retiró de inmediato, huyó del pasillo y corrió directamente a la sala. "¡Debbie!", gritó Karen mientras cerraba la puerta. "¡Estuviste increíble, chica!", dijo con orgullo, golpeando a la cumpleañera en la espalda. Respirando de manera entrecortada después de escaparse, Debbie soltó un suspiro de alivio. Mientras tanto, la cara de Carlos se oscureció, se quedó petrificado en el lugar pero vio a la chica desaparecer dentro de la sala 501. El hombre estaba a punto de pedirle a sus guardaespaldas que arrastraran a Debbie fuera de la sala y la tiraran al mar cuando sonó su teléfono. Se molestó por la interrupción pero respondió a la llamada. Después de escuchar por unos segundos, dijo bruscamente, "Está bien. Voy enseguida". Colgó el teléfono y luego miró hacia la sala 501. Respiraba bruscamente para controlar su furia. Había una emergencia en su compañía, que necesitaba atender de inmediato. "Tienes suerte hoy, mujer. Será mejor que reces para que nunca te vuelva a ver. No te escaparás la próxima vez", murmuró Carlos mientras se giraba para irse. Dentro de la sala 501, Debbie se frotaba las mejillas rojas y sentía que ardían de vergüenza. Eso fue la cosa más inadecuada que había hecho en toda su vida. Con el corazón agitado, su mente era un remolino de pensamientos. '¡Y ni siquiera sé quién era! De repente, Karen gritó: "¡Ey!". Y todos sus compañeros se sorprendieron ante su arrebato. "¿Qué te pasa, Karen? ¡Casi me matas del susto!", Kristina Lin estaba a punto de beber un poco, pero derramó el líquido y se estaba dando palmaditas para calmarse. Emocionada, Karen se acercó a Debbie, quien todavía estaba perdida en sus pensamientos, y la sacudió por los hombros. "¿Sabes quién es ese hombre?", preguntó con determinación. El tipo de la broma de Debbie era un hombre con el que todas las mujeres soñaban. La gente lo llamaba Sr. Huo como un señal de respeto. "No, ¿quién es él?", preguntó Debbie mientras tomaba un gran trago. "¡Carlos Huo!", Karen gritó el nombre mientras miraba la cara de la cumpleañera. Se suponía que el nombre era suficiente para saber todo acerca del hombre, por lo que ella quería estar segura de que Debbie lo escuchara bien. El champán se desparramó de la boca de la chica en el momento en que Karen dijo el nombre de Carlos. Debbie comenzó a toser violentamente, sin darse cuenta de que había escupido el líquido en la cara de su compañera de sala. En lugar de enojarse después de que le escupiera en la cara, Karen se quedó atónita. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Entonces Debbie tomó un puñado de pañuelos y procedió a limpiar la cara de su amiga, pero estaba demasiado sorprendida como para disculparse. Cuando Kristina dio un paso al frente, Debbie arrojó los pañuelos hacia la mesa y salió corriendo tan rápido como pudo. De repente, recordó algo. "Karen, ¿dijiste mi nombre cuando estaba en el pasillo?", preguntó, y se estremeció al pensar en eso. '¿Y si recuerda mi nombre?'. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. ¡Mira lo que has hecho! ¡Mi cara! ¡Y mi cabello! ¡Todo empapado!'. Debbie le dio unas palmaditas en el brazo de Karen tanto para consolar como para disculparse, y dijo de repente: "Diviértanse chicos. Tengo que irme ahora". Tan pronto como dijo esas palabras, la chica se fue apresuradamente. Todos observaban su silueta alejarse con una expresión aturdida. Todos sus amigos estaban pensando lo mismo. ¿Qué iba a hacer? ¿Alcanzar al Sr. Huo? ¡Estaba loca! Todos sabían que muchas mujeres habían estado detrás de Carlos, pero deshacerse de ellas, el hombre simplemente pedía a sus hombres que las las tiraran a la calle. En vista de eso, todos pensaron que debían detener a Debbie. De modo que varios de sus amigos salieron corriendo de la sala con la esperanza de evitar que ella hiciera lo que planeaba hacer. Pero la chica no estaba por ningún lado. Tan pronto como Debbie salió, detuvo un taxi y le pidió que la llevara a la casa donde se alojaba. 'Espero que Carlos no me haya reconocido y que no vaya a la casa esta noche. De lo contrario, podría pensar que me arrepentí de haber solicitado el divorcio y aparecí ante él para llamar su atención'. Después de apoyarse contra el respaldo del asiento, Debbie siguió pensando en lo que pasó. Luego de obtener el certificado de matrimonio tres años atrás, Carlos asignó a Philip para que se encargara de su comida, ropa y todo lo que necesitara. Pero ella no había visto ni una sola vez al hombre con el que se había casado. Por un lado, él estaba ocupado con el trabajo y pasaba la mayor parte del tiempo en el extranjero para ocuparse de sus negocios. Por otro lado, incluso cuando estaba en Ciudad Y, Carlos se quedaba en la otra casa. Tenían diferentes amigos y circulo social. Por eso, nunca se habían visto, ni siquiera una vez, en esos tres años. En cuanto al certificado de matrimonio, su padre lo conservó con él cuando aún estaba vivo pero, justo antes de su muerte, se lo había dado a Carlos por temor a que Debbie se divorciara de él. Por esa razón, Debbie no había conocido ni sabía cómo era su esposo hasta antes de hoy. Mientras estaba sentada, de repente recordó algo y se dio una palmada en la frente. 'Oh, recuerdo haberlo visto una vez', pensó la joven. Ella había ido de visita a su oficina un par de veces, pero todas las veces, era el asistente de Carlos quien la recibía, impidiéndole cualquier oportunidad de echar un vistazo a su marido. La última vez que fue a la compañía, Debbie no dijo quién era, así que los guardias le impidieron entrar al edificio, en ese momento, Carlos acababa de regresar de un viaje al extranjero. Y mientras estaba de pie afuera, vio a su esposo salir del auto en la distancia. Desafortunadamente, estaba demasiado lejos para verlo bien, además, fue hacía bastante tiempo. Incluso sabiendo su nombre, nunca pudo encontrar ninguna foto de Carlos. Era un hombre que se mantenía discreto, nunca concedía entrevistas con los medios y no permitía que nadie publicara su foto en línea. Sin embargo, una vez, alguien publicó la foto del hombre, donde se decía que estaba sosteniendo la mano de una actriz, pero, antes de que Debbie pudiera verla, la hicieron desaparecer de la red.. Quién iba a decir que hoy, finalmente, pudo ver la cara de su marido. ¡Y hasta llegó a abrazarlo! Si él hubiera firmado los papeles del divorcio, técnicamente, sería su ex marido. Si bien se sabía que a Carlos no le faltaban mujeres como compañía, odiaba a aquellas que tomaban la iniciativa para acercarse a él. Así que esa era una razón más para que Debbie estuviera agitada. 'Estoy en problemas. Realmente espero que no me haya reconocido', continuó orando en silencio. Cuando llegó a la casa, dejó escapar un profundo suspiro de alivio cuando notó que ninguna luz estaba encendida. "Tal vez no escuchó a Karen decir mi nombre, y ni siquiera me reconoció. ¡Ojalá sea así!", murmuró. Tocando su cara aún sonrojada, se tiró en el sofá de la sala y recordó todo lo que había pasado esa noche. "Si me hubiera reconocido, sin duda le disgustaría, pero, tal vez eso es mejor. Así firmaría el acuerdo de divorcio sin dudar", murmuró. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Marc Dou, un viejo profesor, estaba de pie frente a su clase. Colocó las gafas encima la nariz y respiró hondo mientras miraba a sus alumnos, la mayoría de los cuales tenían sueño. De repente, ¡hubo un fuerte ruido! El profesor arrojó un libro sobre su escritorio. El sonido hizo que muchos estudiantes se despertaran, y rápidamente se incorporaron. Pero una de ellas, una chica con un abrigo deportivo blanco, estaba sentada en la última fila, todavía continuaba apoyada en su escritorio. Enfurecido, Marc Dou gritó, "¡Debbie Nian!". Su voz seguía siendo estridente. El silencio que le siguió era tal, que se podía oír un alfiler caer. Pero ni el ruido ni el silencio hicieron alguna diferencia para Debbie, que todavía no había despertado. Todos la miraban fijamente mientras vagaba por el país de los sueños. Capítulo 3 El profesor testarudo "¡Debbie! ¡Debbie!", una ligera voz seguía llamando a Debbie mientras se estaba quedando dormida. Negándose a despertarse, sintió que tiraban de su manga constantemente pero, cuanto más lo ignoraba, más fuerte era la voz y el tirón. Esto hizo que se rindiera y finalmente se despertó. Aunque estaba claro que todavía estaba medio dormida, giró la cabeza hacia Kristina. "Kristina... es mejor que tengas una buena razón para despertarme...". Lo que vio como respuesta de Kristina fue su dedo que señalaba hacia un lugar. Los ojos de Debbie miraron a donde ella señalaba y vio a Marc en el escenario. El solo hecho de presenciar la cara larga de Marc era similar a ser salpicado con agua helada en la opinión de ella. Luchando por recuperarse, Debbie sacudió la cabeza y luego se incorporó. Marc, el profesor que estaba de pie frente a ella, era considerado como uno de los profesores más exigentes de la universidad. Debbie sacó el libro de texto de su bolsa, lo abrió en la página correspondiente y envió una mirada gélida a quien se atreviera a reír. Casi de inmediato, sus compañeros de clase volvieron su atención al frente, fingiendo que no se habían dado cuenta de lo que estaba sucediendo. Una vez que la situación se resolvió, el profesor Marc reanudó la clase. 'Oh, se ve tan enojado...', Debbie hundió sus manos a través de su cabello con pesar. 'Definitivamente voy a reprobar sus exámenes...'. Nadie intentó burlarse de ella. Todos en la sala, así como toda la universidad, sabían que Debbie poseía un antecedente muy enigmático. Incluso peor, era una estudiante escandalosa ya que constantemente se enfrentaba con otros y se escapaba de clases. En resumen, había hecho cosas que la universidad consideraba inaceptables. Dentro de la Universidad de Ciudad Y, en el reglamento se estipulaba que a los estudiantes no se les permitía teñirse el cabello de ningún color, pintarse las uñas ni llevar joyas extravagantes al campus. Sin embargo, a Debbie no le importaba. Los profesores de la universidad estaban demasiado aterrorizados para regañarla por ello. Era sorprendente que no la hubieran expulsado de la universidad. "Debbie Nian", dijo Marc con frialdad, "por favor, explícame qué son las finanzas". El profesor conocía bien los antecedentes de Debbie. Emmett Zhong, el asistente de Carlos, tenía contactos con Marc en la universidad. No obstante, incluso el propio Carlos era un ex alumno de Marc. Como maestro responsable, Marc sabía que tenía que intervenir ya que no permitiría que sus estudiantes, en particular Debbie, se salieran con la suya. Fingiendo mirar el libro, Debbie pateó el asiento frente a ella. El que estaba sentado enfrente no era otro que el delegado de la clase y un estudiante que solo obtenía calificaciones excelentes, Dixon Shu. Con esta señal, Dixon Shu sabía lo que Debbie quería decir y rápidamente pasó las páginas del libro a donde estaba escrita la respuesta y lo deslizó hacia su lado izquierdo para que ella pudiera verla. Una sonrisa de satisfacción quedó grabada en el rostro de Debbie cuando sus ojos pudieron visualizar la definición. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. 'Está bien, veamos a ver...', Debbie se levantó y parpadeó mientras comenzaba a leer el libro de Dixon Shu. "Finanzas es un término amplio que describe dos actividades relacionadas: el estudio de cómo se distribuye de forma eficiente el dinero y...". Como profesor experimentado, Marc se dio cuenta del truco de Debbie, y esto lo indignó. "¡Suficiente!", la voz de Marc retumbó en toda la sala y asustó a toda la clase. Los estudiantes podían ver cómo su profesor mantenía su ira bajo control con indignación. Todos estaban asustados y no se movieron de sus asientos, todos excepto Debbie, que le sonrió a Marc y le preguntó: "Profesor Dou, ¿mi respuesta es incorrecta?". Debido a esto, Marc comenzó a ponerse rojo de ira y Debbie no pudo evitar arrepentirse de lo que hizo y comenzó a pedir perdón. "Profesor Dou, por favor no se enoje conmigo. ¡Aprenderé la respuesta de memoria antes de que termine la clase!", prometió Debbie. Incluso ella tenía personas a las que temía y este profesor era uno de ellos, porque sabía que Carlos era uno de los antiguos alumnos de él. Luego, Marc se calmó y el color rojo comenzó a desaparecer de su rostro al escuchar las palabras de Debbie. En su opinión, ella era una chica inteligente. Si solo enfocara su mente en el estudio, podría ser una estudiante de excelencia con altas calificaciones. Pero, como profesor, no podía tolerar más sus acciones insolentes. '¿No te gusta estudiar? ¡Bien! ¿Reprobaste muchos exámenes? ¡Bien!', entonces Marc le dirigió una mirada a Debbie. '¡Pero no permitiré que salgas con la tuya en mi clase!', se juró a sí mismo. "Si te atreves a quedarte dormida en mi clase de nuevo, Jeremías Han, Kristina Lin y Karen Zheng, ¡los tres irán afuera!", Marc anunció. "¿Lo entendiste?". Los tres que nombraron se quejaron con incredulidad ante la declaración de su profesor. '¿Por qué somos nosotros los que sufrimos cuando Debbie es la que comete errores?', todos pensaron por igual. La razón por la que Marc tomó esta decisión fue porque sabía que Debbie era leal a sus amigos. Lastimar a otros para su beneficio propio iba más allá de lo que Debbie podía tolerar. Esta era una de las ventajas que Marc vio en su actitud. Lanzando una mirada imperiosa hacia su profesor Marc, Debbie preguntó: '¿Pero por qué?'. Debbie levantó la cabeza y respondió con confianza: "Entendido, Profesor Dou. Me encontrará siempre atenta en su clase". Debbie se sentó de nuevo en su lugar, recogió su pluma y comenzó a escribir en el cuaderno que tenía. Una mirada de satisfacción estaba presente en el rostro de Marc cuando pensó que ella estaba tomando notas, mientras que en realidad, solo estaba garabateando. Cuando sonó el timbre, Marc pronunció sus últimas palabras antes de recoger sus cosas y, finalmente, abandonó la sala. Las clases terminaron oficialmente. En el momento en que Marc se fue, varios chicos y chicas se reunieron alrededor de Debbie y comenzaron a expresar sus quejas con respecto a su profesor. "Oye, jefa. ¿Qué pasa con el profesor Dou?", preguntó Jeremías. La expresión de frustración estaba escrita en toda su cara. '¿Por qué diablos eligió castigarnos a nosotros en lugar de Debbie? Es un hombre extraño', pensó. Jeremías era uno de los estudiantes más altos de toda la universidad. Además, era uno de los amigos más cercanos de Debbie y un hombre generoso. "Debbie, por favor, no vuelvas a enfadar al profesor Dou...", se quejó Kristina mientras sostenía el brazo de Debbie con fuerza y actuaba de una manera encantadora. "Te lo ruego...", Kristina, la otra amiga de Debbie, tenía el pelo largo y rizado y un cuerpo pequeño, pero aún rebosaba de encanto. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Todos en la habitación sabían que si miraban hacia atrás, se congelarían al sentir la mirada fría de Debbie a su alrededor, por lo que todos se quedaron callados. Al sentir la tensión cada vez más pesada en el aire, Karen habló con la esperanza de aliviar la ambiente. "Oigan, acabo de recordar que, ¡hoy hay una gran promoción en la Plaza Internacional Shining! ¿Quieren venir?". De pie y mientras se abría paso hacia Karen, Debbie mostró una deslumbrante sonrisa y dijo: "¡Yo quiero!". 'Probablemente solo viene por el lápiz labial que siempre quiso tener...' Karen puso los ojos en blanco de forma juguetona. Ya que eran amigas cercanas, Karen y Debbie se conocían como la palma de su mano. Debbie solía pelearse mucho; era un rasgo sorprendente que estuviera tan interesada en los lápices labiales. Nunca se preocupó por la ropa que llevaba, ya que se vestía de forma casual. Sin embargo, su interés por coleccionar lápices labiales era imparable. En la Plaza Internacional Shining El grupo se reunió y finalmente llegaron a la plaza. El interior de dicha plaza rebosaba de tanta belleza, era una de las lugares más bonitas de visitar. Consistía en un grupo de siete edificios, nombrados en honor a las estrellas que formaban la constelación de la Osa Mayor. Los nombres de los edificios eran Dubhe, Merak, Phecda, Megrez, Alioth, Mizar y Akaid. En la cima de cada edificio, había varias luces y cuando caía la noche, las luces se encendían de tal manera que, si tenías una vista aérea, podías ver cómo formaban la constelación de la Osa Mayor. Ciertamente, era un espectáculo impresionante. El diseño de la iluminación interna se asemejaba a los cielos cubiertos de diamantes, dándote la sensación de que estabas caminando a través de un mar de estrellas. No era de extrañar que las personas se enamoraran de una plaza de este tipo, envuelta en una atmósfera única con la Osa Mayor. Por eso, era un lugar de citas famoso en el que se encontraba a personas de todas las edades que venían con sus parejas para observar de cerca las estrellas. Capítulo 4 Olga Mi Dentro del centro comercial, en una tienda de cosméticos y cuidado de la piel ubicada en el interior del edificio Merak, las tres chicas, Debbie, Karen y Kristina, se estaban divirtiendo mientras se tomaban de las manos. Mientras tanto, los dos chicos, Jeremías y Dixon, las seguían con una docena de bolsas de compras en sus manos. Estaban absolutamente exhaustos. Al ver cómo las tres chicas aún estaban tan llenas de energía, uno de los chicos, Jeremías en particular, comenzó a quejarse: "¿Cómo no están cansadas? ¡No parecían tan enérgicas en la carrera de larga distancia! Dixon y yo estamos cansados. ¿No podemos simplemente sentarnos y descansar?". Entonces, una de las chicas se dio la vuelta hacia Jeremías y se le acercó; no era otra que Kristina. "¡Vamos Jeremías! ¿Cómo puedes decir eso? ¡Además eres un grandullón!", dijo ella mientras tomaba algunas bolsas de Jeremías para disminuir la carga que llevaba. "¡Miren! ¡Miren!", Debbie señalaba la tienda justo en frente a ellos. "¡Esa es nuestra última parada!". "¡Por fin!", Jeremías exclamó. Karen sonrió y sacó su bolso nuevo. "Los invito a almorzar". Mientras se despertaba de uno de sus pensamientos, Jeremías respondió con júbilo: "¡Genial! ¡Me aseguraré de complacerme como se debe!". Uno de los edificios en la Plaza Internacional Shining, el Edificio Alioth, consistía en varios restaurantes elegantes y lujosos, y en el quinto piso, se encontraba uno de los más prestigiosos de Ciudad Y. Claramente, Jeremías sabía a dónde quería ir. "Puedes comer donde quieras excepto...", entonces, Karen lanzó una mirada desdeñosa hacia Jeremías y añadió: "... en el quinto piso, ¿entendiste?". En el quinto piso del edificio Alioth, todas las salas eran cabinas VIP que requerían un cargo mínimo. Cualquier plato que uno elija, habría un cocinero profesional para ello. Podrías ver cómo el cocinero preparaba el platillo justo frente a tus ojos. Si eras lo suficientemente afortunado, quizás te serviría un cocinero experimentado. Con tal premisa para un restaurante, la gente solo podía soñar con darse un enorme festín con los deliciosos platos que se sirven en el quinto piso. Aunque, debido al costo, solo unos pocos privilegiados podían permitirse el gusto de cenar con tal lujo. En el momento en que Karen terminó de pronunciar sus palabras, a Jeremías se le fue la alegría, como si su alma hubiera abandonado su cuerpo, y repitió lo que Karen dijo en monotonía: "Puedes comer donde quieras excepto en el quinto piso...". A todos les causó gracia la reacción de Jeremías. Debbie le dio unas palmaditas en el hombro, señaló un sofá cercano y le dijo: "¿Por qué no se sientan allí Dixon y tú y descansan un rato? Elegir un lápiz labial toma su tiempo". Las tres chicas comenzaron a escoger sus cosméticos preferidos. Una vendedora vio a Debbie sosteniendo un set de labiales, así que se acercó a ella con una sonrisa amistosa y dijo: "¡Señorita, ese producto es uno de los más vendidos! Solo queda uno, así que si realmente le gusta, entonces le sugiero que lo tome, ¡porque es el último!". "¡No me digas!", dijo Debbie con incredulidad. "¿Solo queda uno?". Al voltear la etiqueta, Debbie pudo ver cuánto costaba el set de labiales que tenía en la mano, ¡129.999 dólares! Al ver el precio, comenzó a dudar. Sentado en el sofá y tomando un descanso, Jeremías miró a su alrededor y vio a Debbie observando el set de labiales que sostenía en su mano. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. En ese momento, todas las personas en el área voltearon sus cabezas al escuchar unos alborotos, algo que le pareció extraño a Debbie. '¿Qué está pasando? ¿Qué están mirando?'. Entonces Debbie hizo lo mismo que todos y volvió la cabeza hacia la dirección donde los demás tenían los ojos fijos y lo que vio la sobresaltó. Varias personas se acercaron y el hombre en el centro llevaba un traje a medida de color negro que acentuaba su cuerpo escultural. Los zapatos de cuero marrón oscuro que llevaba contrastaban con el reluciente suelo de mármol. El hombre tenía unos ojos oscuros tan profundos y severos que nadie se atrevía a mirarlo de frente. 'Oh...', Debbie se quedó sin aliento. '¡Es él! ¡Es Carlos!'. El hombre que llegó al lugar y llamó la atención de todos en una fracción de segundo no era otro que Carlos, el marido de Debbie. O mejor dicho, el ex marido en un par de días. Y de pie junto a él había alguien que coincidía con su estatus. Una bella dama bendecida con un rostro hermoso y una figura delgada. A diferencia de los otros hombres que estaban llenos de riqueza y poder, Carlos rara vez aparecía con una mujer. Por lo tanto, esto provocó muchas preguntas, especialmente a Debbie. 'De hecho, ¿está de compras con una chica...?', pensó. '¿Esta mujer es su novia?'. Como si sintiera la mirada de Debbie sobre él, Carlos se giró para mirarla. Con el corazón palpitando, ella bajó la cabeza y fingió que estaba mirando el set de labiales. Con los ojos cerrados, rogaba con desesperación: '¡Por favor, que no me vea! ¡Por favor, que no me vea!'. Entonces algo se le ocurrió a Debbie, y abrió los ojos al darse cuenta de una detalle. 'Espera. ¡Ni siquiera me conoce!'. Entonces, con confianza, Debbie levantó la cabeza por completo y se volvió hacia Karen. "Oye, Karen. ¿Crees que debería comprarme esto?". Sin embargo, la atención de Karen no estaba centrada en su amiga en absoluto. Tomó su brazo y agitándolo violentamente, Karen gritó de emoción, "¡Debbie! ¡Esto debe ser el destino! ¡Te encontraste al Sr. Huo de nuevo!". Volviéndose hacia Debbie, Karen le preguntó con los ojos chispeantes: "¿Crees que aún te recuerde?". Kristina se acercó a ellas y también le hizo una pregunta a Debbie. "Debbie, ¿quién es la chica que está al lado del Sr. Huo?". '¿Cómo crees que lo sabría?', Debbie gritó para sí misma. "Oye, jefa". Luego Jeremías entró en la escena también. "¿Crees que el Sr. Huo está aquí por ti?". '¿Dónde te pudiste hacer con esa idea?', contestó Debbie en silencio. Al ver a su amiga Karen prácticamente babeando por Carlos, Debbie llamó su atención. "¡Oye! ¡Karen Zheng! ¡Estás babeando!". Antes de que Karen pudiera decir algo en su defensa, la voz de una chica interrumpió: "No creo que debas comprarlo. La verdadera pregunta es, ¿puedes siquiera permitírtelo?". Al girar la cabeza para descubrir de dónde venía la voz, Debbie vio que era la chica que estaba junto a Carlos. '¿La conozco?', Debbie pensó, desconcertada. '¿por qué me está hablando?'. Hola, el contenido se puede leer en la aplicación. Olga Mi se alejó del hombre para acercarse a Debbie y le quitó el labial de las manos mientras se dirigía a la vendedora. Con una sonrisa pretenciosa en su rostro, dijo, "Me quedaré con esto. Envuélvelo para mí". Después de pronunciar esas palabras, la mujer se volvió hacia Debbie y la miró de los pies a la cabeza. Luego, una sonrisa de burla se

Basic Info of Top 3 Ad Creative

  1st 2nd 3rd
Duration 122 129 129
Popularity 531 512 511
Dimensions 600 x 600 600 x 600 600 x 600
Creative Type Image Image Image
Network Instagram Facebook Audience Network
Related Ads 4 5 5
Countries Colombia,Spain,Costa Rica,Chile El Salvador,Colombia,Spain,Costa Rica,Chile El Salvador,Chile,Costa Rica,Colombia,Spain
Language Spanish Spanish Spanish

Through the above analysis, we can see that the most effective channel for Novella: Web Novel Fiction App in recent advertising is Instagram, and the main creative type is Image.

In conclusion: The above is a free Novella: Web Novel Fiction App's competitive intelligence analysis report. To do a good job of advertising, long-term accumulation is required. we need to constantly check the latest trends and competitive intelligence data. With the use of competitive intelligence tools like SocialPeta, Guangdada(Chinese version of SocialPeta), we can improve our ROI, and make competitor‘s fans ours. I hope that this ad creative analysis report will allow you to gain more.

If you want to check the relevant intelligence analysis of other apps similar to Novella: Web Novel Fiction App, you can click the app name below to view related reports, or you can find more info in ASOTools.